Neofobia Alimentaria: Que es, cómo actuar, qué hacer - Guía de Bebes
Niños

Neofobia alimentaria: qué hacer cuando tu hijo no quiere probar nuevos alimentos

    Neofobia alimentaria

    La neofobia alimentaria es una reacción muy frecuente por parte de los niños que puede producirse desde la introducción de los alimentos, aunque es más frecuente entre los 2 y 3 años de edad. Lo que sucede es que el niño reacciona menos positivamente a todos los alimentos que son nuevos en su dieta diaria, y puede incluso rechazarlos antes de probarlos.

    Como puede analizarse según la etimología de esta palabra, “neo” significa “nuevo”, es decir, neófobo alimentario significa literalmente miedo o fobia a probar nuevos alimentos, es decir, hasta entonces desconocido.

    A pesar de aparecer principalmente en niños, la neofobia alimentaria puede estar presente en personas de otro grupo de edad, detectable por ejemplo en fases de reeducación alimentaria, en las que es necesario reformular hábitos y probar nuevos sabores, diferentes del patrón de alimentación habitual.

    ⭐ Neofobia alimentaria: a que se debe


    neofobia alimentar menina nao quer legumes

    Son varios los aspectos que pueden influir en la aparición de la neofobia alimentaria, comportamiento innato en animales omnívoros (en los que estamos incluidos) como medio de supervivencia ante el peligro de comer alimentos tóxicos presentes en la naturaleza o en su entorno.

    Aunque las condiciones en el caso de los seres humanos son diferentes, es natural que haya una actitud cautelosa hacia lo nuevo, y siempre es inconscientemente más seguro permanecer fiel a lo usual.

    Además de esta explicación inherente a nuestra especie, hay otros factores que pueden influir en ella, tales como:

    • Emociones negativas asociadas a la introducción de nuevos alimentos;
    • Herencia;
    • Hipersensibilidad al sabor amargo, causada por una alteración genética, que se asocia al rechazo específico de los alimentos amargos;
    • Aspectos sociales y culturales que implican monotonía alimentaria;
    • Aprendizaje incorrecto de los gustos, que debe producirse incluso durante el embarazo y la lactancia, a través de una dieta equilibrada y variada de la madre.

    Por lo tanto, no hay duda de que la experiencia personal con los alimentos es crucial para la futura aceptación de nuevos alimentos, por lo que la influencia de la familia es fundamental en los primeros años de la vida de un niño.

    ✨ Neofobia alimentaria: como detectarla


    neofobia alimentar menina nao quer comer brocolos

    Los principales momentos en los que se detecta la neofobia alimentaria son, como ya se ha mencionado, en el momento de (alrededor de 6 meses) y durante el período de autonomía en las comidas (entre 15 y 36 meses). Por lo tanto, es importante prestar atención específica al niño en estos momentos, para evitar situaciones de rechazo de nuevos alimentos.

    El primer período es generalmente más fácil de superar, ya que el niño todavía se siente muy protegido por los padres, aceptando con menos dificultad la introducción de alimentos.

    Cuando se enfrenta a un caso de neofobia alimentaria, hay que tener en cuenta algunas características, como por ejemplo:

    • Prejuicio de la palatabilidad negativa (se supone que los nuevos alimentos tendrán un sabor desagradable);
    • Rechazo frecuente de:
      • Alimentos con sabor amargo;
      • Alimentos crudos;
      • Alimentos de origen animal.

    Es importante saber cómo distinguir entre la neofobia alimentaria y el simple hecho de que no le guste un alimento específico. Por ejemplo, a los niños o a los adultos puede que no les gusten los pepinos y los aguacates, pero no expresan una aversión o un rechazo a probar otras verduras y frutas desconocidas, en cuyo caso no estamos tratando con este trastorno en el comportamiento alimentario.

    Cómo tratar a un niño con neofobia alimentaria


    neofobia alimentar pai e filho a cozinhar

    ¿El niño presenta neofobia alimentaria? No hay problema, hay numerosas técnicas que sin duda le ayudarán a revertir la situación.

    Lo importante es reconocer este comportamiento y saber cómo actuar ante la situación, para evitar deficiencias nutricionales a corto, medio y largo plazo, que pueden tener graves consecuencias.

    Para ello, tome nota de las siguientes sugerencias que le permitirán ayudar al niño:

    • Los padres son el gran ejemplo, así que si el niño no quiere probar una cierta cantidad de comida, puede ser de gran ayuda si el padre o la madre la prueba delante del niño y muestra aprecio por su sabor. Además, si los padres consumen rutinariamente una dieta variada, entonces el niño demostrará una mayor aceptación al probar alimentos que usualmente son consumidos por los padres.
    • Cocinar con los niños puede cambiar la forma en que ven ciertos alimentos, además de fortalecer el vínculo con quienes los acompañan en esta tarea;
    • Introduzca los alimentos uno por uno, combinándolos con alimentos ya conocidos;
    • Evita las recompensas, es decir, situaciones como “si comes esto, te daré un chocolate”, ya que esto sólo añadirá un valor negativo a esa experiencia. En su lugar, no debe forzar, sino volver a insertar el alimento en cuestión en otras comidas una y otra vez de diferentes maneras;
    • Evite los refuerzos negativos, es decir, frases como “a ella no le gusta esto” o “él no se lo comerá”. Por el contrario, los comentarios que se hagan deben ser positivos, mostrando interés y placer asociados con el alimento en cuestión.

    En resumen…


    La neofobia alimentaria es un comportamiento que puede afectar negativamente a los niños, con posibles consecuencias posteriores en la adolescencia o la edad adulta. Como tal, ahora tendrá todas las herramientas para identificar esta situación y trabajar con el niño para revertir este comportamiento.

    En caso de que no tengas éxito o sientas alguna dificultad, no dudes en pedir ayuda y orientación a un profesional, como el pediatra y un psicólogo de la zona.

    No Comments Found

    Leave a Reply

    Copyright © 2016 - Guia de Bebés