Las primeras palabras del bebé » Guia de Bebés
Bebés

Las primeras palabras del bebé

    las primeras palabras del bebé

    A partir de los 18 meses suele decir con bastante soltura unas quince palabras de las que también conoce perfectamente su significado.

    Este es un buen momento para que le ayudes a ampliar su vocabulario y entienda el significado de las palabras

    Suelen ser palabras relacionadas con las partes de su cuerpo o el entorno más cercano. Del año y medio a los tres años aumenta el vocabulario y aprende a construir frases sencillas.

    Cómo enseñar a hablar a un bebé

    Las palabras que la madre dirige al recién nacido ya son un primer paso en la enseñanza del lenguaje.

    Gracias a los avances neurológicos, sabemos que desde el nacimiento están preparadas las conexiones neurológicas necesarias para que el niño aprenda a comunicarse. Sólo necesita una pequeña ayuda para que se cierre el circuito.

    Es esencial que la madre hable al bebé desde los primeros días. Hoy sabemos que a los seis meses los bebés ya reconocen los sonidos de la lengua materna.

    Además, los padres, especialmente la madre, actúan como auténticos maestros: habla mas despacio al niño, con frases sencillas y, pocas veces comete incorrecciones gramaticales.

    Es la madre quien mejor puede dirigir el aprendizaje. Las preguntas que les hacemos favorecen la iniciativa del niño para responder con palabras. Las historias y los cuentos enriquecen el vocabulario. Las conversaciones a cualquier hora del día son esenciales para que nos imiten y aprendan a hablar.

    Cuando el niño comienza a hablar, no es bueno imitar su lenguaje. Si decimos “pabú” en vez de “coche”, no estamos enseñando al bebé correctamente. No se trata de corregir a cada instante, sino de repetir correctamente lo que nos ha dicho el niño.

    Así, además, favorecemos la conversación. Si el niño nos dice “pabú caído” debemos contestarle con las palabras correctas: “¿se ha caído el coche?”. Primero sólo con dos palabras (mamá guapa, nene bueno) y más adelante comenzará a incluir el verbo y algunas frases más largas: quiero agua en vaso dame el osito.

    A los tres años, ya posee un vocabulario bastante rico y comienza a fraguarse lo que se llama pensamiento lógico.

    Es también el inicio de la etapa de los porqués, las preguntas constantes y, a veces, incontestables. Es importante hacerles caso y responder a sus dudas siempre que se pueda. Un por qué sí les resultará frustrante.

    Es mejor dedicar tres segundos a darles una respuesta adecuada que les satisfaga.

    Los balbuceos del bebé

    Desde que el bebé tiene cuatro o cinco meses emite diferentes sonidos para expresar sus emociones. Así, a través de balbuceos y gritos, nos comunica que tiene hambre, sueño o que está incómodo, serán las primeras palabras del bebé.

    Es el origen del lenguaje. Más adelante, el bebé comienza a recrearse con sus propios sonidos.

    Los repetidos ma-ma-ma o pa-pa son, según el famoso psicólogo Piaget, el habla egocéntrica: el niño se escucha, no pretende comunicarse con su papá o a su mamá.

    De hecho, estos sonidos son casi iguales en todas las lenguas Antes de lanzarse a decir las primeras palabras con intención comunicativa, el bebé aprende a entender lo que oye.

    Por eso, reconoce su nombre y algunas palabras más. Pero sólo repetirá lo que se le dice a partir de los nueve o diez meses.

    A partir del año, ya sabe que su padre y su madre se llaman pa-pa y ma-ma y te sorprenderán con alguna palabra más: tata para designar un sinfín de cosas (el hermano, el juguete, la cuna…) o un simpático hola para sacar la sonrisa de los desconocidos.

    Sonidos y gestos del bebé

    Los primeros intentos de comunicación surgen de la necesidad que tienen los niños (alrededor del año) de llamar la atención de su padres señalando objetos a la vez que les asignan una palabra o un sonido. Señalan el grifo y dicen “agua”, el cielo y “avión”.

    Debemos atenderles siempre. Si nos interesamos por su conversación, esto le estimulará a continuar. También son frecuentes las onomatopeyas (guau-guau en vez de perro o pi-pi en lugar de pájaro).

    Los padres debemos alentarlos a que aprenden la palabra correcta y no designar nunca esos elementos con las expresiones infantiles.

     

    No Comments Found

    Leave a Reply

    Copyright © 2016 - Guia de Bebés