Cómo enseñar a los niños a comportarse en la mesa » Guia de Bebés
Alimentación Niños

Cómo enseñar a los niños a comportarse en la mesa

    cómo enseñar a los niños a comportarse en la mesa

    Aunque el crecimiento de los niños hasta los seis años sigue siendo muy rápido, proporcionalmente ya no es tan vertiginoso como los son los tres primeros años.

    A partir de los tres años, el organismo del niño está suficientemente maduro como para tener unas pautas de alimentación muy similares ala de los adultos pero no debemos olvidar que las pautas de cada niño son diferentes.

    Enséñale buenos hábitos alimentarios

    Si el niño muy movido, posiblemente necesite comer más que si se trata de un niño demasiado tranquilo. Es a partir de los tres años cuando se cometen más errores en la alimentación infantil.

    Hasta esa edad los padres siguen fielmente la s pautas establecidas por el pediatra, pero cuando el niño es independiente y el control ya no es estricto, las cosas se complican.

    Establecer uno hábitos alimentarios adecuados es imprescindible para su desarrollo: si aprende ahora a alimentarse correctamente lo harán de por vida.

    Adiós al biberón. A partir de esta edad hay que olvidar el biberón del desayuno y de la cena.

    Las papillas y purés también deben ceder el paso a los platos de “mayores”.

    Los hábitos en la mesa

    Haz que coma de todo. la actitud de los padres es esencial. Los niños tienen que relacionar su alimentación con un momento agradable, si es posible, de reunión familiar.

    Si rechaza un alimento (las verduras, por ejemplo) y los padres se desesperan y muestra ansiedad, esta actitud reforzará la negativa del niño. Los psicólogos recomiendan no dar demasiada importancia al hecho de que no coman.

    Si un niño come normalmente no recibe tanta atención como si no lo hace, por eso puede utilizar su falta de apetito para que le hagamos caso.

    La mayoría de las preferencias y las aversiones las copian de sus padres, de ahí la importancia de no mostrar desagrado delante de ellos por ningún alimento: si su madre rechaza la coliflor, seguramente tampoco le gustara a él.

    Si no le gusta ningún alimento básico, no hay que eliminarlos de su dieta. Será necesario ofrecérselo cocinado de distintas maneras una y otra vez.

    Una buena presentación. Los niños comen con los ojos, y más que nunca de los 3 a los 6 años. Un plato “bonito” puede convertirse en u majar.

    Hay que cuidar la presentación y, si ni siquiera de esa forma se lo quiere terminar, es mejor negocia que obligar: pacta que coma tres o cuarto cucharadas y no le obligues a comer todo.

    Que coma solo. Es una gran paso hacia su autonomía, aunque tarde y se manche excesivamente es conveniente dejar que coma solo.

    Normas, cómo comportarse en la mesa

    Una de las mejores formas para conseguir que el niño se porte bien en la mesa es dejarle que intervenga en todo el proceso, desde la compra hasta preparar los platos.

    También ayudar a cocinar a los padres platos sencillo que no entrañen peligro le ayudará a probar determinados alimentos.

    No hay que dejar que se levante entre plato y plato, ni permitirle que juegue o lea un cuento. La comida es un encuentro familiar.

    Si no quiere le primer plato, haz que espere a tomar el segundo hasta que terminen los demás comensales. Durante la espera quizá se sienta tentado a probarlo de nuevo.

    Y no olvides que antes de sentarse a la mesa es imprescindible lavarse las manos.

    Las golosinas y la comida basura

    Un reciente estudio ha demostrado que los niños eligen muchos de las comidas que ven en los anuncios de televisión.

    Curiosamente, la mayoría de los productos que anuncian son muy ricos en calorías y, en ocasiones, poco saludables.

    Si se abusa de las golosinas, la comida rápida o los snacks, los niños dejarán de lado en tu dieta alimentos tan importantes como la verdura o la fruta.

    Los expertos recomiendan limitar el consumo de golosinas lo más posible. Muchos de los componentes de las que se encuentran habitualmente no son muy recomendables y el exceso de azúcar contribuye poderosamente la aparición de caries.

    No hay que ofrecérselas sistemáticamente sino reservarlas para situaciones especiales. La misma pauta debe seguirse con los snacks y la bollería industrial.

    Otros post interesantes

    No Comments Found

    Leave a Reply

    Copyright © 2016 - Guia de Bebés