8 errores a la hora de dormir al bebe 2

8 errores a la hora de dormir al bebe

Una de las principales quejas de que la gran mayoría de los padres tienen es la dificultad que tienen que dormir al bebé.

Cuando todos los días la hora de dormir es una lucha tanto para los padres como para los hijos, es hora de que los padres comiencen a pensar en lo que pueden estar haciendo mal.

No hay una receta infalible para dormir el bebé, pero hay algunos consejos que pueden ayudar a que esto suceda.

8 errores al dormir el bebé


erros a adormecer o bebe

1. Cambiar las rutinas

Las actividades que preceden a la ida a la cama deben repetirse todos los días. La rutina del bebé varía con su edad. Un ejemplo es bañarse todos los días antes del sueño, para ayudarle a relajarse, contar una historia o cantar una canción de embalaje. Esto va a dar la señal al cerebro del bebé de que está a la hora de dormir.

2. Dejar al bebé cuando ya está durmiendo

Dormir el bebé al cuello, en la tumbona o en otra cama es un error común. Este error dificulta el aprendizaje del bebé para dormirse solo, principalmente cuando se despierta a mitad de la noche.

Entre el sueño REM (leve) y el sueño no-REM (profundo) los bebés despiertan levemente. Este pequeño despertar ocurre en intervalos de 50 en 50 minutos, es decir, aproximadamente 7 a 10 veces por noche.

Si el bebé no sabe dormirse solo, cada vez que despierte necesitará la ayuda de los padres para volver a dormir.

Si se acostumbra a dormirse en su propia cama, va poco a poco a aprender a hacerlo solo, sin necesidad de colo o de salir de la cama siempre que tenga que volver a dormirse.

3. Dormir en la cama de los padres

Cuando el bebé llora de noche, la manera más fácil de adormecerse es llevarlo a dormir en la cama de los padres. Esto transmite la seguridad y el confort que necesita para dormir. Sin embargo, el bebé puede volverse más dependiente de los padres.

Sin embargo, es importante que esto no se convierta en un hábito. Si el bebé se acostumbra a dormir en su cama y en medio de la noche va a la cama de los padres, esto constituye una barrera para aprender a dormir solo.

4. Prolongar la hora de la siesta

Los niños dejan de hacer la siesta a partir de cierta edad. Si su hijo no quiere hacerlo, es importante que no lo fuerce.

Alrededor de los 6 meses de vida el bebé hace 2 a 3 sestas diarias. A partir de 1 año de edad, la duración del sueño diario disminuye y el bebé hace 2 sestas, una por la mañana y una por la tarde.

Entre los 15 y los 30 meses de edad deja de necesitar la siesta de la mañana, manteniendo sólo la siesta de la tarde.

A los 4 años de edad, el niño hace, en promedio, una siesta de 1 hora durante la tarde. Alrededor de los 5 años, deja de hacer siesta, concentrando el sueño durante el período de la noche.

5. No crear un ambiente propicio para el sueño

El lugar donde el bebé duerme debe ser limpio y aireado. La cama debe cumplir las normas de seguridad de la Unión Europea y tener un colchón firme. No debe estar ni demasiado frío, ni demasiado caliente. El ideal es entre los 18ºC y los 20ºC.

El ambiente debe ser tranquilo y relajante. Se puede utilizar una luz de presencia, que también facilitará cuidar al bebé durante la noche.

6. Tener la habitación completamente a las oscuras

En la mayoría de los bebés, el adormecimiento representa una experiencia negativa y por eso es normal que luchen contra el sueño. Prefieren quedarse aprovechando el estado de vigilia y estar en compañía de los padres que estar solos a las oscuras en la habitación.

Para atenuar los miedos, pueden dejar una puerta abierta o una luz encendida, para que el padre sienta la presencia de los padres, incluso a lo lejos.

Sin embargo, hay expertos que defienden que si el bebé se acostumbra a dormir con esa luz, va a necesitarla para volver a dormirse si acorde durante la noche.

Las luces de presencia son una buena opción para la habitación del bebé.

7. Ignorar los signos de sueño

Cuando tienen sueño, los bebés demuestran algunas señales que ayudan a los padres a reconocer que es hora de dormir. Los bebés y los niños envían algunas señales cuando empiezan a cansarse y los padres nos conocen mejor que nadie.

Es importante saber identificar las primeras señales de sueño del bebé, como bostezar, frotar los ojos y quedarse con la mirada más detenida. Conforme el sueño es aumentando, va quedando más irritado y más inquieto y más difícil será dormirse.

8. Ignorar el llanto

Dejar al bebé a llorar no es solución, pues ni él ni los padres duermen descansados. Los padres deben ir junto a él y calmarlo sin sacarlo de la cama, para que vuelva a dormirse solo.

Ya que el llanto es para llamar a la madre, es importante que los padres consigan percibir los diferentes tipos de llanto de su bebé y saber cómo responderles.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable LAURA ROSA JORGE .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios LAURA ROSA JORGE.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.